Cinco hitos que ligan al mineral de plata de Huantajaya con la historia general de la Región de Tarapacá

El 12 de agosto el Consejo de Monumentos Nacionales aprobó la solicitud de declaratoria como monumento histórico el asentamiento minero de San Agustín de Huantajaya.

Es considerado como un sitio de alto valor histórico y patrimonial.

La mina de plata de Huantajaya tiene una extensa historia que prolonga por siglos desde el uso primero por parte de los Incas, los españoles en la época colonial y también durante la historia más reciente como parte del Virreinato del Perú y luego como parte de la Región de Tarapacá.

Huantajaya es testigo del desarrollo económico de la zona donde congregaron hombres y mujeres de diferentes orígenes, nacionales y culturas.

Acá hay más antecedentes sobre la declaratoria de monumento nacional.

¿Qué es lo que queda de Huantajaya?

  1. El asentamiento minero San Agustín de Huantajaya mantiene aún buena parte su registro material, testimonio de la vida de hombres y mujeres de distintos grupos étnicos y etarios, que trabajaron en uno de los más importantes minerales de plata del sur del Virreinato del Perú. Y es que Huantajaya fue una mina que empezó a ser trabajada en período Inca, por lo que sus basurales históricos y ruinas de antiguas edificaciones entregan información de distintos períodos ocupacionales, en particular por sus tipos cerámicos y estilo de la textilería, casi perfectamente conservada.
  2. Del asentamiento solo quedan las ruinas, pero es posible conocer -a través de acuarelas y fotografías- que la construcción que imperó en siglo XVIII se basó en el uso de rocas del lugar para pircados, paredes y basamentos y fibra vegetal en las techumbres (caña, totora, etc). Es escasa la madera por la falta de este recurso en el lugar, por ello se destaca la iglesia, que como se ha podido corroborar en imágenes fotográficas posteriores, era exclusivamente de madera.
  3. Hoy, se conserva el trazado de las calles originales, parte de las bases y muros de casas y patios interiores. El mayor valor está en sus basurales históricos, algunos de ellos aún intactos conservan materialidad del siglo XVIII (textiles, cerámica, tela, metal, restos orgánicos entre otros).

Huantajaya forma parte de la historia de la región de Tarapacá

Huantajaya tuvo varias etapas de auge y caída de su actividad económica y la vida que se desarrollaba alrededor de esta actividad productiva.

Acá adjunto algunos de los hitos que relacionan a Huantajaya como parte integral de la historial general de la Región de Tarapacá.

De alguna manera la historia de la región siempre estuvo ligada a Huantajaya ya sea porque las personas llegaron a buscar fortuna o porque su actividad fue necesario para cimentar el desarrollo de algún proyecto ya sea una campaña bélica o la industria salitrera.

Huantajaya también es nombrada en el relato que da oriente a la leyenda de La Tirana. El aventurero Vasco de Almeyda, fue capturado por las huestes de la tirana, la reina del Tamarugal y en su cautiverio afirmó que pertenecía a un grupo de mineros portugueses establecidos en el mineral de Huantajaya. Este aventurero minero se enamoró de la Ñusta. El resto forma parte de la leyenda que todos conocemos.

El mineral siempre estuvo ligado a la historia económica de la región. 

Los incas utilizaron la mina de plata. Utilizaban el salitre existente en la pampa para avanzar las prospecciones del mineral.

Actualmente es posible determinar que el pasado de Huantajaya existía mucho antes que los españoles llegaran y escucharan las fantásticas historias sobre una gigantesca fuente de plata.

En 1389 el inca de la sexta dinastía, Yahuar Huacac, invadió con sus tropas la región de Tarapacá.

Llegó hasta el sur en donde se ubicada Atacama la Grande (actual San Pedro de Atacama) y ese mismo año inició los trabajos de extracción en Huantajaya.

A comienzos del siglo XVIII, la mina de plata de Huantajaya fue sinónimo de riqueza para las familias acaudaladas que vivían en el oasis de Pica.

Durante el dominio español durante la colonia, Huantajaya tuvo gran actividad extractiva. La mina y el asentamiento humano existente a su alrededor creció en forma considerable. Los españoles requerían de un estricto control sobre la plata que se generaba en Huantajya. Puedes conocer la historia completa del mineral en este artículo: “Historia completa del mineral de Huantajaya”.

George Smith, el rey de salitre llegó a 1821 con intenciones de buscar fortuna en Perú. En 1826, viajó a la provincia de Tarapacá y participó en prospecciones menores en Huantajaya a los 24 años edad.

Con el financiamiento de su tío Archivald Robson y su amigo William Bollaert, Smith comenzó la exploración de las zonas aledañas a Iquique, Bajo Molle y la cordillera de la costa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .