Desarrollo de la construcción de Pica: De la caña al cemento

Sin duda en la localidad de Pica se armoniza la belleza natural de sus paisajes con el entorno del pueblo, donde sobresalen sus antiquísimas construcciones de tiza, caña, madera, piedra y barro. Todos estos elementos utilizados desde los tiempos prehispánicos y que se conservan hasta hoy.

La fisonomía arquitectónica del oasis, de acuerdo a Daniel Godoy estudiante de antropología, es determinada por factores como la disponibilidad de materiales, las técnicas de aplicación y el clima.
“Estas viviendas presentan por ejemplo una cualidad fundamental que es la capacidad de aislación de las construcciones que impiden que el frío o calor penetren a ellas”.
Rancho de caña
Utilizadas por los indígenas que trabajaban en la siembre y en el regadío de las haciendas, las viviendas de caña son las más antiguas del sector y se encuentran junto a los terrenos de cultivo del valle de Quisma y en chacras de Matilla y Pica.
Poseen una estructura amarrada con cueros, recubierta con tiza y troncos de árboles que refuerzan los perímetros. Tienes además cañas que está recubiertas con una capa de barro.

Viviendas de Caña
Se encuentran en el pueblo y su construcción es similar a los ranchos, diferenciándose por su mayor tamaño y divisiones interiores, como también por la existencia de puertas y ventanas de madera en estado natural.
“Se trata de un tipo de vivienda concebida con elementos indígenas y europeos y corresponden a las primeras viviendas construidas por los españoles”, precisó Godoy.

Viviendas de adobe
Estas viviendas pertenecía a los patrones de la tierra y su construcción data de mediados del siglo XVII, dejándose de construir en el Siglo XIX para ser adaptadas como bodegas debido a su gran tamaño e impermeabilidad.
Augue arquitectónico
Ya entrando al Siglo XIX y en consecuencia durante el período de la explotación del salitre, se mejoraron las vías de comunicación posibilitando la distribución de materiales elaborados industrialmente como planchas de zinc, piezas de fierro, maderas dimensionadas y clavos.
No obstante estos nuevos materiales, se continuó conservando el uso de la tiza como revestimiento,
En este periodo se abandona el canon colonial para establecer un diseño arquitectónico similar al de Iquique.
Estas viviendas poseen, a diferencia de todas las anteriores, una especie de pérgola interior que daba hacia la chacra o el jardín y que por el clima, especialmente en la época de calor, servían de lugar de recibimiento y estar.