La singular tradición de los carros alegóricos navideños en Iquique

  • Una tradición de décadas, en diciembre de 2020, quedó prohibida por motivos de la pandemia de COVID 19. Esta suspensión temporal no rompe una costumbre que se remonta hace 70 años y que forma parte de la idiosincrasia de las personas que viven en Iquique.

El domingo 6 de diciembre una singular protesta se registró en las calles de Iquique en reacción a la resolución del Ministerio de Salud de prohibir por decreto el movimiento de carros alegóricos navideños.

Al día siguiente, una segunda caravana de vehículos recorrió Iquique en protesta por la resolución del Ministerio de Salud.

La autoridad ha mantenido esta resolución. La  medida fue establecida en la resolución N°23.393, que además solicita al Jefe de la Defensa Nacional de la Región Tarapacá (JEDENA) la fiscalización y cumplimiento de la misma a través de personal de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad.

¿Cuándo nació la tradición de los carros navideños en Iquique?

Los carros navideños en Iquique y Alto Hospicio son una tradición que se remonta a los años cincuenta.

Los trabajadores de correos preparaban camiones con adornos, acompañados del Viejo Pascuero, y bandas de músicos, para distribuir regalos de Navidad en las viviendas de sus empleados.

Tuvieron su auge junto al crecimiento la industria pesquera.

Hoy la tradición sigue y es costumbre que las personas se reúnan para armar su carro navideño y distribuir los regalos días antes de Navidad. 

Por lo general, actualmente, la agrupación está asociada al lugar del trabajo. Es decir, trabajadores de una misma empresa se reúnen, juntan fondos, piden apoyo a su empleador y arman su carro alegórico. Ellos mismos se disfrazan en comparsa para acompañar al viejo pascuero que recorrerá a los domicilios de los trabajadores para repartir los regalos antes de Navidad.

Así los niños y niñas reciben la visita del viejo pascuero quien le entrega los regalos en forma personal.

Las comparar y los carros recorren la ciudad, entre el trayecto entre casa y casa, el correo pasa por las calles y el viejo pascuero lanza dulces a los niños y los transeúntes que están cerca.

Toda una celebración en que la ciudad participa en gran parte.

Los carros se arman por empresas o por oficinas pública, sindicatos, clubes sociales o deportivo. O sea, todas las organizaciones pueden tener su carro navideño si se ponen a trabajar en ello.

A juicio del sociólogo de la Universidad Arturo Prat, Bernardo Guerrero, “es una mezcla entre carnaval y fiesta de la primavera, que impregna a los habitantes de un ánimo festivo y que se ha replicado hasta en los migrantes. Poca gente en Chile conoce esta tradición. Colegios, reparticiones públicas, comercio y hasta políticos arman sus carros y salen a saludar a la gente distribuyendo dulces”.

Esta es una tradición iquiqueña que se realiza hace décadas y que cada año adquiere más fuerza, donde además del tradicional regalo que se les entrega a los niños, la visita viene acompañada de personajes animados y con bandas musicales, dejando una huella imborrable en la memoria de los cientos de pequeños que ven cómo el ‘viejito pascuero’ se hace presente en sus hogares de una particular forma.

Más información en este archivo de SWAY.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .