La telefonía en la salitrera

El norteamericano Joseph Husbands inauguró en enero de 1880 la Compañía Chilena de Teléfonos de Edison. En Santiago puso seis aparatos en funcionamiento. En 1886 Husbands vendió la empresa a West Coast Telephone Company, entidad que extendió el servicio a todo Chile.
Al 31 de marzo de 1889, la compañía norteamericana ya tenía 2.070 suscriptores y 2.609 teléfonos distribuidos en catorce oficinas entre Pisagua y Lota. Del total de clientes, 174 residían en Iquique.
En 1889 West Coast Telephone traspasó la totalidad de sus activos a Chili Telephone Company, propiedad de inversionistas británicos. Ya en diciembre de 1890 operaban en la ciudad 430 aparatos.
Al estallar la Revolución en 1891, una parte del tendido de las líneas fue cortado por las tropas leales al gobierno poco antes de abandonar la ciudad. La central telefónica de la ciudad fue clausurada y a los pocos días destruida por los bombardeos. El servicio sólo fue restablecido en 1902.
Los vaivenes de la industria salitrera restringieron considerablemente las inversiones de la compañía telefónica en Iquique durante los primeros años del siglo XX. En 1912 había 724 aparatos interconectados. En 1923 la cifra recién superó el millar.
En junio de 1928 se efectuó la primera llamada de larga distancia entre Iquique y Santiago.
En enero de 1930, Chili Telephone Company comenzó el tendido de dos hilos de cobre desde Iquique a Antofagasta
En 1931 la empresa cambió de propietario y de nombre. La llamaron Compañía de Teléfonos de Chile. El cableado hacia Antofagasta sólo fue terminado en diciembre de 1936 luego de múltiples demora debido a la reestructuración de proyectos dentro de la compañía.
El sábado 10 de abril de 1937 fue inaugurado el sistema permanente de larga distancia que conectó a Iquique con el resto del mundo.
La expansión de la telefonía en Iquique fue lenta. En 1955 la cifra de aparatos en la ciudad  no superaba los 1.300. La ciudad tenía una de las densidades de aparatos más bajas del país: un teléfono cada 42 personas.