Cifras de la industria pesquera en los ’90

Iquique Siglo XX

Capítulo 49

Ultimas cifras

Para muchos la crisis golpeó fuerte en 1998. Estadísticas de ProChile muestran el impacto del problema. Hasta antes de 1997 cada pesquera aportaba en promedio 522 millones de pesos a la economía de Iquique.

En 1998 estos recursos disminuyeron, pero al iniciar el siglo XXI se especuló que el aporte por empresa, luego de la crisis, fue de 890 millones de pesos. Todas juntas generaron recursos por 3 mil 200 millones.

Entre 1990 y 1997 la industria pesquera representó el 30 por ciento de todas las exportaciones que generaba la Primera Región, pero las esperanzas decayeron en 1998, considerado el año más oscuro en la historia de la industria pesquera.

La diferencia entre 1997 y 1998 fue abismante a nivel regional. El desembarque disminuyó, llegando sólo a las 215 toneladas a diferencia de las 469 millones toneladas capturadas en el periodo anterior.

Otro ámbito que graficó la mala situación de la industria fue la caída de la producción en general en un 87 por ciento en un sólo año.

La harina de pescado tuvo una baja del 95 por ciento entre 1997 y 1998.

En 1998 las pesqueras disminuyeron su planta de trabajadores en un 30 por ciento y determinaron un ciclo de operación intermitente, dependiendo de la presencia de cardúmenes en el área de extracción.

Según un informe del Gobierno Regional durante 1999 hubo 124 naves en funcionamiento o en condiciones de trabajar. Por su parte, el Consejo Zonal de Pesca estimó que en Iquique trabajaban cerca de 1.900 personas en el sector pesquero industrial, cifra inferior en un 37 por ciento a 1997.

LA FUSION

En tanto la pesca artesanal trabajaba con tecnología y recursos mínimos también se vio afectada, por lo que las perspectivas a futuro para ambos sectores era incierta, principalmente porque la abundancia o escasez del recurso dependía de variables ambientales y climáticas que no pueden controlarse.

Todo esto provocó una gran inestabilidad en el sector que terminó en crisis. El 27 de agosto de 1999 se anunció el despido de todos los trabajadores pesqueros y la fusión de las empresas Iquique-Guanaye, Eperva, Coloso en una nueva entidad denominada Consorcio Pesquero del Norte S.A.

La integración de dos empresas relacionadas con el Grupo Angellini y una de la familia Menéndez Lecaros pretendía mejorar la competitividad y la sinergía en la actividad pesquera, teniendo de esta manera mayores oportunidades de permanecer activo en el rubro.

Para operar el sistema, la nueva empresa recontrató a la mayoría de los ex operarios de las pesqueras.

De esta forma Eperva tenía el 46,36 por ciento del Consorcio; Iquique-Guanaye, el 36,64 por ciento; y Coloso, el 23 por ciento restante.

Bajo este nuevo sistema quedaron controladas trece plantas pesqueras distribuidas en Arica, Iquique, Tocopilla y Mejillones, junto con 80 embarcaciones dedicadas a la extracción de recursos.

Publicado en Iquique Siglo XX