Padre García Lussier

“Siempre llevó un mensaje de paz”

Para el párroco de la Gruta Cavancha, padre García Lussier, el Santo Padre es un ejemplo para los iquiqueños, “especialmente por la manera en que enfrenta estas últimas horas”.
“El es un ejemplo para nosotros cuando nos llegue una enfermedad o enfrentemos el momento de dejar este mundo y pasar a la vida eterna”.
Agrega que “en cierta forma, es nuestro momento cumbre, es el instante en que finaliza nuestra vida y nos entregamos al Señor”.
También destacó que el Papado de Juan Pablo II será recordado como uno de los más prolíficos y que marcó un hito cuando comenzó a visitar distintos rincones del mundo y conocer las comunidades cristianas repartidas en diferentes puntos del globo. “El habla con todos, sin importar su religión o posición política. Siempre llevó un mensaje de paz, apoyo y orientación para el bien de todos los hombres”.
“En cada visita el Santo Padre se acercó a mucha gente y demostró que la Iglesia está presente en todo el mundo”.
De la misma manera, resaltó el carisma que el Papa tenía con las nuevas generaciones y que, a pesar de la diferencia de edad, “lograba acercarse a los jóvenes y despertar la pasión por Cristo”.
“Hay que agradecer al Señor por el don que nos entregó al tener a Juan Pablo II como Papa. Ahora debemos rezar para agradecer al Señor y pedir que sea acogido en los brazos de Dios como un buen servidor de su Palabra”.