Obispo de Iquique: «Hay una evidente necesidad de Cristo»

Para el obispo de Iquique, monseñor Juan Barros Madrid, las muestras de fe están en los pequeños y grandes actos. Desde la oración como un medio para comunicarse con Dios hasta las personas que todos los años ascienden a Cerro Esmeralda para participar en los oficios religiosos que se realizan bajo la gran Cruz que mira hacia Iquique.

Sostiene que «Semana Santa son días en que la familia debe estar unida y tenemos que abrirnos a la palabra de Dios y a la oración. Creo que todos podemos mejorar, al mirar la vida de Jesús, al sentir que sus enseñanzas son realmente el camino verdadero en este mundo».

El obispo está impresionado por el interés que de la gente en participar durante las actividades de Semana Santa. «Es mucha la gente, instituciones, grupos catequistas que preguntaron sobre las actividades de oración, a qué hora eran las liturgias y retiros espirituales».

Agrega que «es evidente que hay una necesidad de Cristo».

«De manera que gracias a Dios sentimos que en mucha gente hay un anhelo de encontrar con Jesús profundamente. Hay una necesidad. Todos tenemos deseos que crezca esa espiritualidad que le da sentido, alegría y fortaleza a nuestra vida. Probablemente este interés ha aumentado gracias a la película La Pasión de Cristo».

PASION

– ¿Cuál es el mensaje de este filme?

Somos muchos los que la hemos visto. Me parece que es un filme impactante que ayuda a pensar en la entrega de amor y sacrificio que hizo Jesucristo en cada uno de nosotros.

Le llamo la atención la escena donde la Virgen María abraza a Cristo cuando ya está en la cruz. «Es impactante ver el rostro de ella manchado de sangre. Eso refleja toda la unión tan profunda de la Madre Santísima con su Hijo Redentor y cómo esa tarea se sigue cumpliendo aquí entre nosotros a través de esa devoción a la Virgen».

También sostiene que la frase dicha por el Papa Juan Pablo II, que indica que en el mundo actual hay ausencia del sentido del pecado, cobra mayor sentido al ver la película, porque «nos ayuda a reflexionar sobre la gravedad del pecado. A veces no podemos estar haciendo u omitiendo cosas que dañan mucho y que no la vemos tan grave. Entonces, cuando vemos el sufrimiento de Cristo Redentor para perdonar nuestros pecados nos hace madurar un poco y sentir realmente la urgencia de cambiar de vida».

– ¿Considera que la película refleja fectivamente la Pasión y Muerte de Cristo?
– Siempre las realizaciones humanas tendrán un defecto, pero a mí me parece que es un aporte importante a la reflexión cristiana. Creo que ha servido a mucha gente para pensar más en su vida y para tomar algunas decisiones de mejoría en su vida.

PADRE HURTADO

La semana pasada se dio se reconoció el segundo milagro en que intercedió el padre Alberto Hurtado, para el obispo de Iquique, esta noticia llena de alegría a los chilenos.

Monseñor tiene en sus manos un libro que se refiere a los retiros espirituales del Padre Hurtado y cuáles son sus ideas sobre Dios, la vida y la gente. «Este mensaje ayudan a comprender su alma y no solamente quedarnos con su obra, sino que con ese corazón vibrante en compañía de Jesucristo, con la Iglesia y con el servicio a los más necesitados. Ese fuego que él tenia era capaz de motivar a otras personas, como por ejemplo, en el campo de la vocación sacerdotal».

– ¿Cuál es su relación con el Padre Hurtado?

– Tengo la alegría de sentir muy cerca al Padre Hurtado por varias razones. Una de ellas es porque mi fue su alumno en el Colegio San Ignacio de Santiago.

Monseñor posee una fotografía donde aparece el beato junto al curso donde asistía su padre. En tanto que su madre, ya fallecida, también conoció de cerca al Padre Hurtado, porque visitaba con regularidad la casa de su abuelo. «Desde pequeña ella veía a este sacerdote que realmente impresionaba por su fuerza espiritual».

En tanto que el sacerdote que dirigía la Parroquia Sagrado Corazón de Santiago, donde monseñor Barros era un integrante de la comunidad católica en su juventud, tuvo como guía espiritual al Padre Hurtado, «de manera que pudo captar esa espiritualidad de este apóstol de Jesucristo en forma muy directa y gracias a él, mi párroco nos ha transmitido a nosotros ese amor a Dios. Hemos salido de esa parroquia como 40 sacerdotes, todos con la enseñanza de este hombre santo chileno».

– Existen muchas personas que viven y que conocieron personalmente al Padre Hurtado ¿Cuál es el impacto en la población con estos testimonios?
– Es un regalo enorme contar con gente que lo conoció directamente. Por eso también es una tarea para todos los chilenos recibir este mensaje de gran santidad del Padre Hurtado. Así como lo es el mensaje de Teresita de los andes. Es distinto ser un sacerdote que recorría las calles a ser una religiosa de claustro. Pero Santa Teresa de los Andes ha podido calar muy hondo en los corazones de las familias chilenas y, en especial, en los jóvenes. Son miles los peregrinos que llegan hasta el Santuario de Auco.

VOCACIONES

– Las vocaciones sacerdotales es tema que siempre está presente en Semana Santa ¿Existe escasez de párrocos en la Diócesis?

– Siempre el Papa saca un mensaje para los sacerdotes durante el Jueves Santo. En esta ocasión el Papa se refirió a la importancia que sigamos rezando para que tengamos lo suficientes sacerdotes que se necesitan en la Iglesia.

Hago un llamado a los ancianos a los enfermos y a los privados de libertad. Todos lo que siente una cruz mas pesada para que la ofrezcan, para que tengamos el número suficiente de sacerdotes y atendamos lo mejor posibles la población. Actualmente no los tenemos. Los sacerdotes están con mucho trabajo, pero el Señor nos da la alegría y esperanza que nuestra Iglesia va para adelante y que nos regalará futuros sacerdotes.

– ¿Existen seminaristas iquiqueños?

– Tenemos cuatro seminaristas, tres de ellos pasaron a cursar teología, de manera que con la ayuda de Dios, esperamos que en cuatro años tengamos sacerdotes diocesanos. A la vez nos sentimos ayudados por los sacerdotes de las congregaciones que existen en la zona, que generosamente están presente hace años en la diócesis, sin desconocer a los diáconos y a las religiosas que presenta un aporte valiosísimo.

– ¿A qué se debe la falta de sacerdotes?

– El tema de las vocaciones es muy amplio. Es un regalo de Dios y por eso hay que pedir con mucha humildad y perseverando. También las vocaciones van surgiendo como fruto de una comunidad eclesial madura. Entonces también es una pregunta a cada uno de nosotros acerca de nuestra madurez y capacidad de mostrarle a los jóvenes la hermosura del trabajo de la Iglesia. También influye la familia y los amigos. Ellos tienen que apoyar la búsqueda de la voluntad de Dios. Los medios de comunicación tienen una tarea fundamente para no poner tanto énfasis en asuntos distractores de los grandes valores. Todos ese factores mal encaminados debilitan la capacidad de discernimiento y de entrega.

Percy Avendaño G.
pcavendano@myrealbox.com