Astilleros Marco Chilena

Parte importante de la historia iquiqueña de los últimos 40 años ha estado ligada a Astilleros Marco Chilena Ltda., cuya presencia en la ciudad abrió fuentes laborales y nuevas perspectivas de futuro. 

Marco Chilena comenzó a laborar en Iquique en 1960 con el propósito de participar en el desarrollo y fomento del sector pesquero en el norte del país, que impulsaba el Gobierno de la época. De hecho, durante los primeros años, parte importante de la flota pesquera nacional fue construida por esta empresa en Iquique y en un año llegó a entregar 52 embarcaciones de 140 toneladas, hito en la construcción naval del país. 

En la década del ‘60, un alto porcentaje de las naves pesqueras construidas por Marco fueron apoyadas por créditos Corfo, gran motor de la industria del sector. 

En los ‘70, más del 50% de la flota había sido construida por Marco y a partir de 1985 la compañía participó activamente en el crecimiento de la flota pesquera nacional y no sólo en el norte, sino también en la VIII Región, construyendo pesqueros desde 550 a 1.550 metros cúbicos en 1997. 

Ese ritmo decayó bruscamente con la crisis de fines de los noventa, debido a una baja en el sector pesquero. Marco, entonces, cambió el rumbo hacia la construcción y exportación de barcos atuneros. 

Para implementar ese plan, invirtió en la ciudad US$4.673.000 en rellenos para aumentar las explanadas de la compañía y adecuar las instalaciones para la construcción y reparación de estos barcos. 

La oferta exportable de Marco Chilena en su nuevo nicho de mercado es la construcción de naves dedicadas a la extracción de atún, más reparación y modificación de los que operan en el Pacífico. 

Ambas actividades altamente intensivas en la contratación de mano de obra, entre ingenieros navales, mecánicos y eléctricos de gran preparación y experiencia; pero no solamente para la construcción y reparaciones navales, sino también para los servicios relacionados con la minería, rubro que explora hace siete años.