Zona Franca de Iquique

Artículo publicado en año 2000.

Así como la industria del salitre y las pesqueras dieron fama y progreso a Iquique; actualmente es la  Zona Franca, Zofri, el principal pilar de la economía regional.

Físicamente Zofri es una porción de territorio de 240 hectáreas, ubicado en el barrio industrial de Iquique, desde el cual se pueden importar, mantener y exportar mercaderías exentas del pago de los aranceles aduaneros y del impuesto al valor agregado, IVA. También presentan otros beneficios tributarios especiales para las empresas que operan dentro del recinto amurallado.

Zofri S.A. es la empresa que administra la Zona Franca de Iquique. Esta entidad tiene la responsabilidad de mantener el liderazgo y competitividad del sistema.

Zofri salva a Iquique 

La Zona Franca de Iquique nació a la luz pública el 25 de junio de 1975 con el objetivo de impulsar el desarrollo de la Primera Región, que en ese momento atravesaba una crisis económica ocasionada por la inestabilidad de la industria pesquera y la imposibilidad de reflotar el salitre como fuente de divisas para la zona.

La Ley 1.055 que creó Zofri, dice en uno de sus artículos que el sistema “es el principal instrumento de desarrollo regional, expresado  en la formación de mayor empleo de mano de obra, en asentamiento poblacional y reactivación de actividades productivas y de servicios regionales”.

Entre su plan permanente se encuentra agilizar el comercio exterior, rebajar el costo de los productos extranjeros, crear empleos en el comercio, industria y servicios, permitir el traspaso de tecnología extranjera e impulsar la inversión privada.

Durante la época de formación de Zofri, la prensa local, autoridades regionales y nacionales hablaban del sistema como un “polo de desarrollo” a través del cual se lograría una inserción sin barreras al mercado mundial, posibilitando y agilizando el comercio exterior regional.

Otro de los objetivos era estimular económica y socialmente a la región.  Dos puntos avalaban esta idea: la condición de  región fronteriza y escasamente poblada, en una época de litigios territoriales con los vecinos más próximos.

Cuando se creó Zona Franca, nació como un servicio público, denominado Junta de Administración y Vigilancia de la Zona Franca de Iquique. Esta instancia era presidida por el intendente.

Varios especialistas indican que la creación de Zofri repercutió en distintos ámbitos desde una remodelación urbana; revalorización del centro histórico, en especial avenida Baquedano y la habilitación de una gran costanera que reorientó la ciudad hacia el mar.

Primera gerenta

La primera persona a  la cabeza de Zona Franca fue la abogada Gloria Delucchi, quien hasta 1975 había desarrollado varios cargos de importancia en la Municipalidad de Iquique y el Gobierno Regional.

Su trabajo comenzó en enero cuando debió asumir la representación de la ciudad en la redacción de la Ley de Zonas Francas para la I y XII Región. Su labor alcanzó tal grado de eficiencia, que el ex Presidente General Augusto Pinochet la nombró como la primera gerente de la Zofri y le encarga la tarea de echar a andar el sistema.

La labor significó un gran desafío, dado que la tarea no incluía dinero y ella debió lograr las alianzas y encontrar los fondos para dar vida al sistema.

Hasta 1978 lideró la Junta de Administración y Vigilancia de Zofri. “El primer año fue de promoción y logramos la llegada de cien inversionistas. El segundo año estaban los galpones construidos y el tercer período, la Zona Franca tenía ocupado el 80% de su capacidad”.

Recuerda que fue tan precario el lanzamiento, que debieron solicitar a los Astilleros Marco que les facilitará un galpón para instalar los módulos de exhibición y venta.

En cuanto a Zofri, relata que su concepción se inspiró en los modelos de Panamá y Barcelona. “Fue pensado como centro estratégico para una zona extrema, con la proyección de transformarse en un centro comercial e industrial. Fue muy visionario, ya que no queríamos consolidar un recinto amurallado, sino que lograr un enclave altamente creativo y que entregara beneficios a los pobladores”.

El crecimiento del sistema

Zofri sabe de crisis. De hecho nació en una época de banderas negras, cuando la población local no sobrepasaba los 50 mil habitantes y en el aire se sentía la necesidad de impulsar el desarrollo de la Primera Región, el cual atravesaba por una depresión producto de la inestabilidad de la industria pesquera y la desaparición de las salitreras.

Tímidos fueron sus comienzos, pero en poco tiempo tomó fuerzas gracias a la confianza que depositaron en él empresarios iquiqueños, quienes se atrevieron a instalar importadoras que funcionaron en un principio en calle Lynch, donde hoy existen galpones de la Marco Chilena.

Posteriormente surgieron los módulos de exhibición y ventas en las proximidades de la Plaza Condell, para luego trasladarse a los actuales terrenos, que hoy albergan a alrededor de 1.800 empresas nacionales y extranjeras.

El intercambio comercial existente logró abrir nuevos negocios internacionales a través del puerto, transformándose en la principal actividad de la zona, la que permitió el desarrollo de otras áreas del quehacer económico en la ciudad como la presencia de agencias de aduanas, servicios financieros, transporte de carga e incluso el turismo que se vio potenciado con el atractivo de comprar productos a precios muy bajos.

Años más tarde, Zofri adquirió nuevos rumbos, e importantes empresarios e inversionistas venidos de todo el mundo, en especial asiáticos, confiaron en el sistema y comenzaron a importar sus productos por Iquique, abriendo nuevos mercados latinoamericanos, entre ellos Bolivia, Argentina, Uruguay, Paraguay, Perú y Brasil.

Durante el período 1982 y 1983, se vieron afectadas sus ventas en el mercado interno por una profunda crisis en el comercio exterior del país, situación que cambió durante 1984 a 1986, cuando se reflejó una recuperación del producto, un alza en las importaciones del país y el inicio de las reexpediciones al extranjero, lo que conllevó a que Zofri recuperara las ventas que tenía antes de la crisis, con 444,9 millones de dólares.

De galpón a Mall 

Las primeras importadoras que se acogieron a los beneficios de Zona Franca se ubicaron en unos galpones en el sector de calle Patricio Lynch, a un costado del actual Servicio de Vivienda y Urbanismo. Los terrenos fueron entregados por la Corporación de Fomento, Corfo.

En ese sector sólo funcionaron unos cuantos meses hasta que se trasladaron a las proximidades de la Plaza Condell. En 1976 la administración de Zofri comenzó la construcción del cierre perimetral del recinto amurallado.

El impacto de Zofri en la ciudad fue evidente.

«La puesta en marcha de la Zofri se debió básicamente a la estabilidad política, económica y normativa del país, que en conjunto con la exención de aranceles e Iva a la importación y producción de ciertos bienes transformaron a Iquique, nuevamente, en un punto importantísimo dentro de la economía nacional», afirma Gloria Delucchi, primera gerente general de Zofri entre 1975 y 1978.

Este incipiente centro de negocios durante sus primeros años creció bajo el alero de las autoridades que en ese momento vieron en Zofri una oportunidad para fortalecer el desarrollo económico de la región.

«De esta manera empresas como Gandolfo, General Supply y otras comienzan a instalarse y poner en marcha  a la Zofri, apoyadas por personeros como Alejandro Soria, ex intendente, que fue uno de los principales gestores de esta iniciativa», indicó Delucchi.

En 1979 existían ya 10 empresas industriales autorizadas para operar, 180 empresas comerciales y alrededor de 167 almacenes públicos. Esto generó, de acuerdo a las estadísticas de Zofri S.A. un movimiento operacional de 21.1 millones de dólares.

A pesar de las irregularidades del mercado, durante los primeros años de la década de los ochenta, Zofri continuó con su crecimiento. Luego de una baja en las ventas del mercado chileno, el sistema tuvo un alza de su movimiento con la reactivación de las reexpediciones al extranjero.

En esa época Bolivia se transformaba en el principal país comprador de Zofri. Al finalizar la década, el crecimiento alcanzaba los mil 792 millones de pesos.

Para entonces el complejo comercial, tipo mecano, fue el corazón del sistema franco. Después se añadió una segunda etapa y en 1990 se sumió una tercera sección más cercana al concepto de “mall” que mantiene hasta hoy y que se reforzó con la construcción de la llamada “cuarta etapa”, inaugurada en 1998.

Esa remodelación, con amplios espacios, moderno diseño, plazas de comida y orientación hacia el servicio de los clientes, demandó una inversión de seis millones de dólares, incluyendo construcción de nuevas dependencias y remodelación de las más antiguas. Las cuatro etapas del mall tienen características distintas y reflejan las tecnologías existentes en su respectiva época de construcción.

Actualmente Mall Zofri es el centro comercial que tiene el más alto índice de ventas por metro cuadrado en Chile, alcanzando un promedio de 922 dólares mensuales.

Con más de 400 locales al interior del complejo de tiendas, durante los dos últimos años ha sido visitado por más de cinco millones de compradores.

Cambios en el sistema

El desarrollo paulatino del sistema recibió un nuevo empuje en 1989 al dictarse la ley 18.846 del 8 de noviembre, que ordenaba constituir una sociedad anónima “que se regirá por las normas de las sociedades anónimas abiertas, quedando sometida a la fiscalización de la Superintendencia de Valores y Seguros”.

Hasta 1990 Zofri fue un servicio público. Después, el 48 por ciento de su propiedad se privatizó y la administración pasó a convertirse en una sociedad anónima, Zofri S.A.

Actualmente, la Corporación de Fomento a la Producción, Corfo, continúa siendo el principal accionista con un 51 por ciento del total. El Fisco de Chile conserva un 1 por ciento, mientras que el 48 por ciento restante está en manos de accionistas privados: AFP (10,90%); corredores de bolsas (12.58%), Fondos Mutuos (3,14%), otros accionistas (21,11%) y fondos de capital extranjero (0,27%).

En 1994 las ventas siguieron subiendo y el sistema dio empleo a cerca de 10 mil trabajadores. Dos años después la empresa lanzó una nueva imagen corporativa que deseaba reflejar una sociedad anónima, moderna, eficaz y comprometida con el desarrollo regional. Fue así como se creó el lema “Zofri S.A. Centro de Negocios del Pacífico Sur”.

Dese ese momento la Zona Franca de Iquique ha sido considerada como parte del corredor de comercio entre los países del Asia Pacífico y Sudamérica. Tiene un movimiento anual promedio de 4 mil millones de pesos.

Los mejores años 

A comienzo de los 90 Zofri inició su mejor período de desarrollo y expansión económica en Sudamérica y Chile.

De acuerdo a estadísticas generadas por la administración de Zofrisa, el sistema entre 1991 y 1998 entregó al Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR, alrededor de cuatro mil millones de pesos, lo que representaba el 30 por ciento del pago que hacía  Zofri por concepto de concesión al Gobierno Regional.

Otro 40 por ciento lo entregaba al municipio de Iquique. En un lapso de ocho años aportó cerca de cinco mil 500 millones de pesos, llegando a trece mil quinientos millones en toda la provincia.

Las utilidades de Zofri en 1991 ascendieron a los 5 mil 86 millones de pesos aproximadamente, convirtiéndose en uno de los mejores años para el sistema durante toda su  historia. Sólo fue superado en 1995 cuando facturó cerca de 5 mil 839 millones de pesos. Para ese año la estructura de las ventas de Zofri según su destino se desglosaron de acuerdo a su tendencia histórica. El 21,8 por ciento fue consumido al interior de la Primera Región, el 24,4 por ciento restante fue al mercado chileno y el 53,8 por ciento fue directamente a distintos puntos del extranjero.

Durante la década del 90 los principales clientes de Zofrisa fueron, en orden de importancia, Bolivia, la Primera Región, resto de Chile, Perú, Argentina y Paraguay.  El mercado emergente fue Brasil.

Actualmente el 60 por ciento de las ventas de Zofri se destinan al extranjero.  En este desglose se establece que Bolivia durante 1998 continuó siendo el mayor socio comercial y el sector más dinámico de crecimiento en relación con la Zofri. Las ventas a Bolivia sobrepasaron los 700 millones de dólares, seguidas por Perú con 328 millones, Paraguay con 148 millones, Argentina con 98 millones y Brasil con 29 millones de dólares.

Respecto a las ventas al interior del país, el 23 por ciento correspondía a transacciones de la Primera Región y un 17 por ciento eran ventas que iban al resto de Chile.

Sobre los principales proveedores del sistema durante 1998 fueron China Popular, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, representando en conjunto un 56 por ciento de las compras totales de Zofri.

En total durante 1998, el último año en que existe un balance general de Zofri, esas compras ascendieron a 2 mil 299 millones de pesos.

Comercio e industria 

Desde su inicio, la Zona Franca de Iquique ha tenido tres grandes sectores económicos que ha explotado con distintos niveles de éxitos: comercial, industrial y de almacenes francos.

Zofri opera con mil 800 compañías que mueven anualmente 4 mil 300 millones de dólares a nivel valor Cif (Costo Incorporado por el Flete). En estos momentos el sistema franco transa con 81 países y las mercaderías que comercian vienen principalmente de China, Japón, Corea, Hong Kong y Taiwán.

Según sus ejecutivos de esa época, la entidad se convirtió en un vínculo de comercio entre lo que produce el Asia y la comercialización que se da entre los países sudamericanos.

En 1991 existían 48 empresas. A partir de esta década la presencia de la industria en Zona Franca disminuyó paulatinamente.

Para 1995 el parque de empresas industriales ascendía a 31; los almacenes públicos a 1.359 y las casas comerciales a 358. En total operaban 1.748 empresas dentro del sistema.

En cuanto al empleo, el comercio en Zofri ocupa a seis mil 800 personas; mientras que la industria instalada con las franquicias tributarias genera mil seiscientas plazas laborales.

Expectativas truncadas 

A fines de los noventa, y a pesar de los números en rojo, los directivos de Zofri tenían buenas expectativas para la Zona Franca de Iquique. Esta buenos augurios iban a la par con las celebraciones de los 25 años de existencia del sistema. Sin embargo esta etapa estuvo marcada por  la baja generalizada del sistema durante 1999.

El gerente general de Zofrisa en esa época, Vicente Unanue, reconoció que la crisis económica vivida durante 1999 significó un retroceso en la marcha del sistema. Al mismo tiempo las expectativas eran positivas: superar los problemas durante los primeros 6 meses de 2000 y retomar la marcha que tenía Zofri antes de la crisis. Sin embargo, la reactivación no llegó.