Humboldt y la corriente de El Niño

Considerando su condición de ciudad pesquera y marítima, el Departamento de Ciencias del Mar de la Universidad Arturo Prat desarrolló un informe sobre las condiciones oceanográfica frente a Iquique.

El documento indica que frente a las costas de la Provincia de Iquique, las características del mar están determinadas por la influencia de la Corriente de Humboldt, que genera sistemas de sugerencias de aguas ricas en nutrientes.

Se trata de masas de agua pertenecientes a lo que se denomina “sistema de corrientes Chile-Perú”.

Esta zona del Pacífico sureste tiene características físico-químicas especiales que la convierten en una de las regiones oceanográficas que presenta los más altos niveles de producción biológica del Mundo.

En el litoral de Iquique se presenta también en forma periódica otro fenómeno oceanográfico conocido como corriente de “El Niño”, que debe su nombre a que se registra regularmente cerca de la Navidad. Es una alteración climática y oceánica que afecta a todo el Océano Pacífico, pero se manifiesta con más claridad en su sector sur-oriental, en forma de un calentamiento de las aguas del mar en las costas de Ecuador, Perú y Chile. Sin embargo, sus efectos económicos y sociales se hacen sentir en gran parte del planeta.

Algunas veces, sin embargo, su presencia es más intensa. “El Niño” registrado en  1982-1983 constituyó una de las alteraciones más intensas observadas en la zona de Iquique, debido a que las aguas estaban anormalmente más calientes, más salinas y con menor contenido de oxígeno. Por este motivo se vieron afectadas en grado mayor tanto las comunidades litorales como pelágicas, es decir, ubicadas a mayor profundidad.

Así ocurrió con algunas especies de importancia comercial. Los locos y erizos, por ejemplo, fueron fuertemente dañados por este fenómeno y en sus poblaciones se produjo una drástica disminución, con la consiguiente baja en las actividades pesqueras que se dedican a su extracción.