No le haga caso. El P2P no es sinónimo de delincuencia. Es un protocolo que permite la transferencia de archivos en forma sencilla y eficiente.

Culpar al P2P de las pérdidas de la industria discográfica es igual a que culpáramos a los automóviles por las víctimas de atropellos.

La tecnología no es la mala, sino que el uso que le dan las personas.

La transferencia de música por redes P2P es más fácil, sencilla y práctica que las restricciones y tratos que ofrece la industria musicial para disfrutar la música.

La clave es ofrecer a la gente alternativas de acceso sencillas, claras y a un precio justo.

www.nortino.com