La quema de Judas en Iquique

La “Quema de Judas” es una costumbre que está resurgiendo de las cenizas luego de décadas de olvido.

Esta tradición comenzó en Iquique durante los años 30 y se extendió hasta 1955. Durante esa época, el organizador de la fiesta popular era Jorge Muñoz. Se realiza en la tienda “Mi Casa”, ubicada en la esquina de Juan Martínez con Zegers.

“Mi Casa” era un gran almacén que tenía alguna similitud con un supermercado de barrio. En él trabajaron 40 personas. Parte de su negocio era vender la mercadería a las distintas oficinas salitreras.

Varios grupos de músicos, entre ellos la “Banda del Litro”, ubicados en una glorieta interpretaban viejas melodías.

Una semana antes de la fiesta, el domingo de Resurrección, se repartían volantes. Estos mismos papeles luego servían para las tradicionales rifas de chanchos lechones, botellas de vino, carne y conservas.

La parte principal de la fiesta era la Quema de Judas, que vestía de manera formal, es decir, con pantalón de parada, chaleco y sombrero. Años más tarde la figura de Judas fue vestida a la usanza en los tiempos de Cristo.

El encargado de la fiesta, Jorge Muñoz, rociaba con parafina el muñeco y luego encenderlo con un chonchón. Al mismo tiempo, desde el segundo piso del local, personas arrojaban dulces y pastillas.

Con la muerte de Jorge Muñoz la tradición se perdió por varios años. Luego en cada barrio tradicional de Iquique se intentó reeditarlo.

Actualmente la Corporación Hijos de Iquique mantiene presente esta tradición. La versión moderna de esta actividad se desarrolla a un costado del Mercado Centenario por calle Sargento Aldea. En ella participa toda la comunidad iquiqueña. Judas es colgado en una viga y a medida que lo queman, van cayendo monedas de diferente valor. Los más valientes toman las monedas a pesar que están calientes. Esta actividad se desarrolla cerca de la una de la tarde. Sin embargo la fiesta comienza dos horas antes con competencias y presentaciones musicales, además de las tradicionales rifas. Los premios son patrocinados por los distintos locatarios del Mercado Centenario.