Electricidad en la pampa

A nivel social, Iquique mostraba signos de adelantos como el inicio del sistema de alumbrado a gas que funcionaba incluso en el Teatro Municipal en donde la araña de luces que estaba en el centro del salón usaba este sistema.  Atrás del escenario estaba el piloto automático.
Era común ver una pequeña flama que era regulada en forma similar a un calefón actual.
Ya para 1920 entra definitivamente la electricidad a Iquique que con la instalación de focos en el alumbrado público en vez de las tradicionales lámparas a gas.
Los racionamientos de electricidad a los que la ciudad se había acostumbrado desde inicios del siglo XX fueron resueltos recién en 1955, cuadno Endesa comenzó la construcción de una nueva planta que obligó a la conversión de la energía de 110 a 220 voltios. De esta manera, la tensión de la corriente era la misma en todo el país.