El 78 por ciento de las familias más pobres está endeudada.

Las mujeres ahorran más, pero ocupan más las tarjetas de crédito.

O sea, al final quedan igual. Sin un peso.