Martes 24 de febrero de 1981

Un soldador que se encontraba realizando faenas de desarme en la llamada “casa de fuerza” de la ex oficina salitrera Victoria fue el causante casual del siniestro que arrasó en la tarde del domingo pasado parte de la cerrada oficina.

Voceros de la oficina local de la Sociedad Química y Minera de Chile, Soquimich, dijeron a La Estrella que el hombre se hallaba soldando unas estructuras metálicas del poderoso inmueble donde funcionaban los motores generadores de energía eléctrica, cuando una chispa saltó sobre tambores con petróleo quemado que produjeron las llamas.

El comandante del Cuerpo de Bomberos de Iquique, Heriberto Hidalgo, aclaró que la gente a su cargo no alcanzó a intervenir en el siniestro “porque llegamos sólo hasta Pozo Almonte, donde carabineros nos avisó que debíamos regresar a Iquique dado que en Victoria se había quemado todo lo que se podía quemar”.