26 de junio de 1968

En la maestranza del ferrocarril Iquique

Pueblo Hundido fueron reparadas las locomotoras a vapor que prestaron servicios por más de 50 años. Las locomotoras luego fueron destinadas para el transporte de salitre y sal.