Matanza de la Escuela Santa María de Iquique

A 96 años de la matanza de la Santa María

http://www.estrellaiquique.cl/site/apg/reportajes/imag/FOTO20020031221005347.jpg

Los obreros protestaron en distintas calles de la ciudad desde los primeros días de diciembre de 1907.

En medio de epidemias de tifus, brotes de cólera, un masivo sentimiento nacionalista y una acentuada crisis económica como consecuencia de la devaluación del precio del salitre a nivel internacional, fue el escenario donde se gestó uno de los movimientos obreros más importantes del siglo XX en Chile.

Corría 1907 y los trabajadores de la industria salitrera, tanto en la pampa con el puerto de Iquique, levantaban la voz frente a lo que calificaban como constantes abusos de parte de los empresarios chilenos e ingleses.

Las huelgas y protestas se acrecentaron en el último trimestre de ese año, sin que obtuvieran respuestas favorables por parte del empresariado, por lo que gran parte de los obreros decidió manifestar a las autoridades su descontento con el aumento progresivo del costo de la vida que fue producido por la depreciación monetaria.

 

MARCHA

 

Los trabajadores marcharon desde la pampa hacia Iquique, dispuestos a conseguir que sus demandas fueran escuchadas. Ellos previeron que días después serían protagonistas de uno de los hechos más lamentables en la historia de Chile y del sindicalismo mundial, la denominada matanza de la Escuela Santa María.

Transcurridos 96 años, hoy se pueden encontrar variadas publicaciones y versiones sobre los hechos ocurridos la tarde del 21 de diciembre de 1907, en pleno centro de Iquique. Sobre la cantidad de muertos y heridos en la masacre también hay diferentes opiniones, que van desde los 140 (en total), expresados en un informe por el general a cargo de las fuerzas militares, Roberto Silva Renard, hasta los 3.600, según la popular Cantata Santa María de Iquique, del compositor iquiqueño Luis Advis.

 

Extraído de La Estrella de Iquique / 21 de diciembre de 2003


Antes de imprimir este email, asegúrese que sea necesario