Encuentran cartas póstumas

Luego de dos meses y medio de su trágica muerte, el miércoles pasado la esposa del destacado gestor cultural iquique, José Henríquez encontró cuatro cartas póstumas que permanecían guardadas entre varios documentos ál interior de unos cajones del taller mecáncio HG.

Esther Guerra, esposa de José Henríquez, es quien tiene en su poder estas cartas que están dirigidas a sus amigos Sergio Narvaes, José Quiroga y Mario Delgado. Existe un cuarto documento el cual está dirigido en forma genérica a sus clientes y proveedores que lo acompañaron en su empresa.

Las cartas están escrito a mano por José Henríquez y en ellas piden perdon por sus actos y también demuestra el profundo afecto que tenía por sus amigos y profesionales que lo acompañero en sus múltiples actividades como gestor cultural y apasionado del canto lírico. También se refiere al gran amor y cariño que tiene con su familia y, en especial con su esposa.

En las cartas demuestra su preocupación por el futuro de su familia y su esposa.

«El esperaba que continuáramos con el negocio del taller mecánico y que tanto le costó construir durante estos años», afirma Esther Guerra.

Desafortudamente la voluntad de José Henríquez en este aspecto no lo pudieron cumplir. A fines de diciembre el taller cerró sus puertas a sus clientes y durante estos días están desocupando las instalaciones del taller que estaba ubicado en Patricio Lynch con Wilson.

Su viuda explica que la decisión fue difícil, pero lamentablemente luego del deceso de «Pepe», como todos sus amigos lo llamaban, el movimiento de clientes disminuyó drásticamente y durante las últimas semanas el negocio no fue viable económicamente. La situación a afectado a la familia quien enfrenta problemas derivados del cierre del taller.

Un mejor futuro tiene la agrupación lírica que José Henríquez construyó en Iquique. Actualmente el organismo lleva su nombre y continúa funcionando con más de 35 afiliados.

Esther Guerra espera que el legado de José Henríquez perdure en el tiempo y que el canto lírico se transforme en una de las expresiones artísticas más recurrentes de Iquique.

José Henríquez fue declarado en forma póstuma como ciudadano distinguido en noviembre del año pasado por la Municipalidad de Iquique.

Pepe Henríquez tenía 63 años cuando falleció trágicamente el 15 de diciembre de 2004.