Gerardo Sanz: "Ahora el invierno es más frío y largo"

A punto de cumplir 95 años de edad, Gerardo Sanz, el bombero más longevo de Chile, conoce de memoria cómo a cambiado el clima en las últimas década. Reconoce que antes no hacía tanto frío y tampoco había muchos días nublados. Ahora la situación es diferente. “Ahora el invierno es más largo y más frío”.
Con sus nueve décadas en el cuerpo, reconoce que “está en los descuentos” y que como la tradición indica, está feliz de pasar agosto. “Ya se está sintiendo el calorcito”.
Aunque las ganas de vivir no disminuyen, su vitalidad no es como antes. Cuando salía a pasear por el centro y visitaba a todas sus amistadas, además de pasar por la Inmobiliaria España y la Primera Compañía de Bomberos. Hace dos años se cayó en las inmediaciones del Mercado Centenario y desde ese día no ha sido el mismo.
El golpe lo resintió mucho y ahora sus salidas se han restringido. A pesar de ello se mantiene al tanto de los acontecimiento mundiales. Ve televisión, especialmente los noticiarios, pero su principal entretención es leer. Revisa diariamente las informaciones de La Estrella de Iquique y mensualmente compra las Seleccones de Reader’s Digest para conocer informaciones en el ámbito internacional.
Al igual que en ocasiones anteriores, Sanz es claro en sus afirmaciones sobre la fórmula para llevar adelante una vida longeva. A pesar de todo Gerardo Sanz es el bombero más antiguo de Chile. Comenzó a los diez años en participar en la bomba España y fue capitán de la institución durante los años de la modernización y la compra de equipos.
Reconoce que la clave de la longevidad está en que nunca fumó, realizó ejercicio en forma regular gracias a la actividad bomberil y que bebió alcohol en forma moderando. Incluso ahora toma una copita de vino tinto.
Aunque no es regodión en la mesa, tiene predilección por el pescado y las legumrbres, “alimentos que ahora la gente no los consume como antes”.