Catorce víctimas

Las vidas de Graciela Saravia e Ivonne Carrillo tienen un triste lazo en común. Ellas fueron las primeras dos víctimas del sicópata de Alto Hospicio.

Graciela (18) apareció muerta en los roqueríos de Playa Chanavayita durante el fin de semana de Fiestas Patrias en 1998.

Ivonne Carrillo Lefno tenía 15 años cuando desapareció el 7 de agosto de 1999. Su cuerpo recién apareció en un basural de Alto Hospicio el 2 de julio de 2002.

Sara Marisol Gómez Cuevas desapareció el 21 de febrero de 2000 cuando salió en la mañana a tomar locomoción para Pozo Almonte. Su cuerpo fue encontrado tres días después en un basural cercano.

Viviana Garay Moena desapareció el 31 de octubre de 2001 cuando salió camino a la escuela. De la misma manera Macarena Sánchez Jabré, se extravió el 23 de noviembre cuando iba al liceo.

Laura Andrea Sola Henríquez, 15 años, desapareció el 23 de marzo. Su madre vio cuando salió de la casa y tomó un colectivo “pirata”.

Catherine Elizabeth Arce Rivera, 16 años, desapareció el 5 de abril. Apenas asistió tres días al liceo Eleuterio Ramírez.

Patricia Edith Palma Valdivia, 17 años, fue vista por última vez el 22 de mayo a la salida del colegio cerca de las 13.30 horas.

Macarena Cecilia Montecinos Iglesias, 16 años. Ella vivía en Iquique, pero mantenía estrecho contacto con su hermana que vivía en Alto Hospicio.

Ivonne Carrillo Lefno, joven mochilera proveniente de Copiapó, quien tenía 15 años al momento de su desaparición, el 18 de abril de 2001. Fue vista por última vez en la esquina de San Martín con Obispo Labbé.

En tanto, Daysi Castro Mamani sólo tenía 16 años cuando desapareció en Pozo Almonte, el 22 de mayo de 2001, mientras esperaba locomoción en la ruta A-16.

La joven Ornella Linares tenía 16 años y desapareció de Alto Hospicio el 5 de abril de 1999. Su caso no fue considerado en la investigación.

Gisela Melgarejo era artesana y desapareció de su casa el 2 de febrero de 2000. Sus restos fueron hallados en un basural de Santa Rosa en Alto Hospicio, el 25 de mayo de 2002.

En tanto que Angélica Palape Castro tenía 45 años y desapareció de su casa ubicada en Alto Hospicio el 23 de agosto de 2001.